Seleccionar página

El municipio cerró el lazareto existente en la dirección de Zoonosis, donde se alojaban preventivamente a perros peligrosos por mordeduras y/o en observación antirrábica, por lo que de ahora en más los animales que deban ser controlados estarán en espacios más amplios y al aire libre.

El secretario de Gobierno y Coordinación, Marcelo Bermúdez, aseguró que esta decisión tiene que ver con crear “condiciones más razonables, humanas y amigables con los animales en observación”. “Van a estar en otro lugar, resguardados pero no encerrados dentro de un inmueble lúgubre como sucedía aquí”, señaló el funcionario.