Seleccionar página

Los carteles políticos en las por columnas están prohibidos ordenanza. 

El subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert, denunció  que empleados municipales fueron amenazados y golpeados mientras cumplían con su tarea diaria de limpieza urbana en espacios públicos de la ciudad. Por ese motivo, se solicitó a través de una nota al subjefe de Policía, comisario general José Naigual, que efectivos de la fuerza custodien a los agentes municipales para poder cumplir con su tarea.

“Siempre ponemos mucho énfasis en llegar con un buen mensaje a nuestros vecinos pero estamos viendo en este caso con una indignación muy grande que hay patoteros que en esta ciudad tienen carta blanca para salir a maltratar, para salir a pegar, para romper bienes públicos como son vehículos y para amenazar con armas a los empleados que se están dedicando a cumplir con una ordenanza que fue aprobada por todos los concejales, una ordenanza que prohíbe la colocación de cartelería política», dijo el funcionario quien recordó que está prohibida la pegatina política en espacios públicos y la colocación de columneros.

Haspert detalló además que «en los tres hechos de violencia contra los empleados que se registraron hasta el momento, los agresores dijeron estar trabajando en la campaña del candidato del Movimiento Popular Neuquino, Mariano Gaido». «Por una parte este candidato visita las dependencias municipales hablando con los empleados y por otra parte un grupo de patoteros que dice trabajar para él les pega y los amenaza por cumplir con su trabajo», dijo el subsecretario.

En este contexto contó que la semana pasada en el centro de la ciudad, “un grupo de patoteros que dan vueltas todos los días en camionetas blancas emboscan a plena luz del día a los empleados municipales con una camioneta adelante y otra atrás para que no avancen, les pegaron por la espalda, les rompieron los vehículos, y les robaron las llaves”, contó Haspert quien dijo que ante la situación los agentes comunales “tuvieron que salir corriendo y meterse en locales comerciales, por miedo a que los maten”.